CASTRO Y CASTILLO DE SARDEA - Anézcar - Larragueta

En la cima de Ezkidi

Distancia: 6,9 Km.
Desnivel máximo: 314 m.
Desnivel acumulado: 314 m.

- Mapa y soporte gps
En esta ruta vamos a coronar el monte Ezkidi. Allí están los restos del castillo de Sardea, principalmente el foso del castillo. También veremos los terraplenes que defendían y que seguramente esconden la muralla del antiguo castro de la Edad del Hierro que ocupó la cima y parte de la ladera del monte. En la ruta también conoceremos los dos pueblos que están junto a Ezkidi: Añezcar y Larragueta. Las portadas medievales de sus iglesias con una curiosa decoración escultórica son un interesante añadido al interés de la caminata.
- Información completa sobre el Castro de Sardea.
Por último prolongaremos la ruta rodeando todo el monte por su base y subiendo al Cerro de la Fuente desde el que se tiene una buena vista de Ezkidi desde donde podremos apreciar los cortados rocosos que protegían su cima y conferían mayor defensa tanto al castro como al castillo de Sardea.
La ruta empieza en el pequeño pueblo de Añézcar, concejo perteniciente al municipio de Berrioplano, en la Cuenca de Pamplona, a escasos kilómetros de la capital navarra.
Km.0,00.- Dejamos el coche junto a la iglesia 30T x=604396 y=4746555. Desde la Iglesia sale una pista asfaltada en ascenso. Siguiendo esta pista a los pocos metros a la izquierda sale un ancho camino de tierra. Aquí empieza la ascensión al monte Ezkidi en cuya cima y laderas se encuentra el castro de la Edad del Hierro y los restos del castillo medieval de Sardea. Al comienzo de este camino encontramos un panel informativo del sendero GR- 92 Cañada de las provincias.
Iglesia de Añézcar
Km.0,542.- Bifurcación de senderos 30T x=603933 y=4746788. Seguimos por el ancho sendero de la izquierda que sigue en ascenso. A una decena de metros de este desvío hay una nueva bifurcación con una pista que va hacia la izquierda en descenso. Nosotros no tomamos esta pista, sino que seguimos de frente subiendo.
Km.0,800.- El sendero da un giro a la izquierda 30T x=603690 y=4746885. En este punto tenemos un respiro a la subida ya que por unos metros el camino se nivela.
Tras superar un pequeño repecho llegamos a un cruce con otro camino ancho. Seguimos por la derecha. Este camino básicamente recorre la parte exterior de la muralla del castro que se encontraría unos metros a la izquierda. Hoy está en su mayor parte cubierta por la vegetación y los árboles.
Km. 1,057.- Un poco más adelante gira hacia la izquierda 30T x=603522 y=4746872. En esta zona es donde estaba la muralla que protegía el poblado. Podemos ver una diferencia entre la zona con más vegetación que hay en las cotas inferiores desde este punto y la zona en la que nos internamos ahora que es está más abierta al haber menos vegetación. Aquí se ubicaba el castro del castillo de Sardea. Ahora aquí la pista desaparece y lo único que tenemos que hacer seguir ascendiendo hasta la cumbre. Pero antes de subir recorrí la zona y me sorprendió encontrar un túmulo de piedras a unos 40 metros al sur.
Km. 1,115.- Túmulo de piedras 30T x=603538 y=4746836. No me consta que aquí haya sido catalogado ningún dolmen, túmulo u otro monumentos megalítico. Lo pondré en conocimiento de Hillarriak, la asociación que mejor conoce estos monumentos prehistóricos y lleva su catalogación. También cabe la posibilidad que la acumulación de tierras sea parte de la muralla del castro. Por su forma circular podrían ser los restos del zócalo de una torre. Pero lo dudo ya que me recuerda mucho otros túmulos que he visto. El túmulo tiene forma circular y unos siete metros de diámetro.
Túmulo de Ezkidi
Km. 1,162.- 40 metros más al sur de túmulo es donde mejor se aprecian los terraplenes que seguramente esconden la muralla que protegía el poblado cerrando la ladera este del monte Ezkidi, la única desprotegida ya que el resto de las laderas son cortados rocosos que proporcionan una gran defensa natural 30T x=603523 y=4746802.
Terraplén del castro de Sardea
Recorremos los terraplenes durante unos metros. Después proseguimos la ascensión a la cumbre de Ezkidi. Según ascendemos venos como la ladera se sucede en una serie de escalones que seguramente son aterrazamientos artificiales creados para la ubicación de las casas del castro.
Km. 1,453.- Cerca del cortado sur vemos una pared de roca cortada artificialmente. Es parte de una segunda línea defensiva. Si avanzamos desde ahí en dirección noreste siguiendo la curva de nivel nos daremos cuenta de que aquí hay otro terraplén que forma un escalón que protege lo que podríamos denominar la acrópolis del castro de Sardea. Recorremos este terraplén. Veremos que une las vertientes norte y sur de Ezkidi cerrando la zona más alta del monte.
Km. 1,597.- Tras recorrer esta línea de defensa continuamos subiendo hacia la cima. Llegamos al foso del castillo 30T x=603395 y=4746965. Hay que pensar que este foso corresponde a tiempos medievales. Defendía el castillo de Sardea que se encontraba en la cima. Recorremos el foso que tiene varios metros de profundidad. 
Foso del castillo de Sardea
En parte del foso también podemos ver como la roca se ha cortado artificialmente.
Pared rocosa cortada artificialmente en el foso del castillo de Sardea
Km. 1,697.- Llegamos a la cima. Está perfectamente defendida por los cortados rocosos que la rodean. Hay que tener cuidado al acercarse al borde del precipicio, ya que ha habido desprendimientos. Si nos asomamos un poco al borde veremos las grandes rocas que se han desprendido de la cima. Actualmente (febrero 2018), no se aprecian restos del castillo. Sería conveniente hacer excavaciones arqueológicas tal como se hizo en el castro de Irulegi. Así podrían salir a la luz al menos parte de los cimientos de la fortaleza. Lo que si quedan son los soportes de un antiguo toro de Osborne que durante años coronó la cima. Curiosa circunstancia la de un toro sobre un castro de la Edad del Hierro. Me recordó la importancia de este animal para algunas etnias prerromanas de la Península Ibérica. Un ejemplo serían como los vetones que nos dejaron sus esculturas de verracos como uno de sus símbolos de su cultura. Seguro que los vascones, pueblo donde la ganadería también tuvo mucha importancia, también apreciaban a los toros, animal de gran simbolismo en muchas culturas. La instalación del cartel publicitario no debió nunca hacerse ya que tuvo por fuerza que afectar al substrato arqueológico.
Pero enseguida estos pensamientos dejaron paso al disfrute de las panorámicas que se contemplan desde la cima de Ezkidi. Nos damos cuenta del gran valor estratégico de este lugar que controla perfectamente la entrada noroeste de la Cuenca de Pamplona desde el corredor de la Barranca. Al norte se levantan los montes que protegen la Cuenca. Hacia el sur la ciudad de Pamplona junto al monte San Cristóbal. Más lejos la Sierra del Perdón, que cierra la Cuenca al sur. Al este el cabezón de Etxauri.
Panorámica desde Ezkidi
Km. 2,139.- Bajamos ahora siguiendo el borde occidental del monte Ezkidi. En esta zona se cree que estaba el acceso principal del poblado. De hecho pasamos sobre una acumulación muy notable de piedras que puede pertenecer al derrumbe de una torre que defendía este zona. Esta “torre” parece algo avanzada sobre la primera línea de defensa del poblado 30T x=603641 y=4746661. Podría hacer las funciones de antecastro con la función de divisar perfectamente los movimientos del enemigo y someterle a un fuego cruzado cuando el atacante se acercara a la zona de estrada del castro.
Acumulación de piedras de una posible torre
Km. 2,700.- El sendero llega a una pista de cemento 30T x=604024 y=4746300. A pocos metros a la izquierda está el cementerio del pueblo. Desde aquí podemos volver a Añézcar que lo vemos a poco más de medio kilómetro.
Cementerio de Añézcar
En nuestro caso vamos a ampliar el recorrido para tener una mejor vista del castro protohistórico y del monte Ezkidi. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto
Historiador y guía turístico. Autor de "Guía arqueológica de Navarra", "8 planes originales para conocer Navarra", "Tesoros del arte y de la historia de Navarra" y coautor de "Cuando las cosas hablan". Colaborador de las revistas "Conocer Navarra" y "Pyrenaica". Youtuber con más de 1.000 vídeos de contenido cultural. He publicado más de 300 rutas senderistas en la red con más de 2.700 kilómetros de recorridos.