.
.

PEÑA DE UNZUÉ


Distancia: 3,5 Km.
Desnivel máximo: 366 m.
La Peña de Unzué es uno de los montes más emblemáticos y hermosos de Navarra. Esto no se debe a su altura que no llega a los 1000 metros. Ni siquiera es la cima más alta de la sierra de Alaiz a la que pertenece. Su importancia se debe a la forma impresionante que le da la gran mole rocosa calcárea de la peña que corona el monte.



La Peña de Unzué es uno de esos montes especiales, que enseguida enamoran al senderista o montañero que no tarda en apuntarlo en su lista de cumbres deseadas. Además, parece que la Peña de Unzué, sabedora de su belleza, no la esconde. Llama la atención a todo aquel que transita por la autovía A-15 o por la carretera nacional 121 que unen Pamplona con el sur de Navarra y con la Meseta. Muchos de los que llegan a Pamplona por primera vez fijan en su retina la silueta inconfundible de la Peña de Unzué sobre todo si se es montañero o amante de la naturaleza. La Peña de Unzué tiene 987 metros de altura y se levanta orgullosa sobre un mar de bojes y encina. El contraste de esta alfombra verde con la blancura de la roca hacen resaltar aun más a la Peña de Unzué.

La Peña de Unzué destacando sobre el manto arbóreo de sus laderas

El gran escarpe de la parte alta de la Peña de Unzué puede hacer pensar que la ascensión es peligrosa y complicada. No es así. Estas otras de las ventajas de la Peña de Unzué, que no hace falta ser un avezado montañero y escalador para ganar la cumbre.

Km. 0,00.- La ruta de ida y vuelta desde el pueblo de Unzué no llega a los 4 kilómetros de recorrido. Dejamos el coche en el pueblo de Unzué, en la plaza donde está el Ayuntamiento y una fuente de tres caños donde podemos rellenar  la cantimplora. Desde la plaza para empezar la ruta tenemos dos alternativas. O subimos directamente por la calle La Peña dando en seguida con el poste indicativo que está el comienzo de la pista de ascenso que da ascenso a la peña o la segunda posibilidad es dirigirnos hacia la iglesia desde la cual tendremos la bonita estampa del templo  con la Peña de Unzué al fondo. Desde la Iglesia sólo hay que subir un poco más hasta el depósito de agua y desde allí ir a la derecha por una pista que también nos va a llevar al punto de partida que está señalado por el poste indicador antes mencionado.
Desde el poste la ruta se interna en un bosque mediterráneo con carrascas algún roble, pero con predominio sobre todo de bojes. Los pasillos de bojes que nos guardan en verano del calor de la Valdorba nos van a acompañar durante la mayor parte de la ascensión. Caminando entre los bojes pensé que sin duda el el boj es el árbol que mejor acompaña a la mole calcárea de la Peña de Unzué, El boj es un árbol de madera tan dura que no flota. Esta dureza y robustez es lo que se nos viene también a la cabeza cuando vemos en la subida, en los pocos claros que hace la vegetación, la cabeza rocosa de la peña. La peña parece haber perforado el manto terráqueo para asomar sobre el pueblo de Unzué y la Valdorba.

Derrumbe de la muralla de la Peña de Unzué
Km. 1,650.-  El sendero atraviesa siempre en ascenso el bosque de bojes hasta la misma base de la peña. De repente se abre el bosque y ante nosotros aparece la roca. 30T  x=613559  y=4723725 En este punto hay que tener cuidado. Parece que el ascenso sigue por la izquierda, subiendo entre las rocas. De hecho si se puede llegar a la cima por aquí, pero tendremos que afrontar alguna trepada poco complicada pero que añadirá dificultad a la ruta. Por eso lo mejor es continuar por la derecha primero perdiendo un poco de altura para luego afrontar la cima al tiempo que pasamos por una gran acumulación de piedras. Esta acumulación de piedras nos otra cosa que un derrumbe de muralla, probablemente de tiempos medievales ya que en esta cima hubo un castillo, pero también cabe la posibilidad de que este derrumbe corresponda al antiguo castro de la Edad del Hierro que también aprovecho el dominio visual de la Peña de Unzué y que fue identificado por el profesor Armendáriz Martija.

Escalones rupestres 
El camino recorre parte del derrumbe de la muralla y luego sube haciendo un pequeño zig-zag hasta la cumbre. Es muy curioso que en la zona más estrecha de la subida se conservan tallados en la roca escalones. Seguramente estos escalones también sean muy antiguos, incluso de tiempos del castro protohistórico.

Km. 1,750.- Llegamos a la cumbre. Desde los 987 metros de altura de la cima ante nosotros se abre una panorámica impresionante que abarca desde el Moncayo al sur a las más altas cumbres de La Rioja como San Millán y San Lorenzo. puntuaciones te podemos ver los Altos Pirineos de Huesca destacando el Bisaurín y al Collarada. Hacia el oeste se escalona el Montejurra y la sierra de Codés y la sierra de Cantabria, ya en Álaba. Hacia el norte la sierra de Alaiz cierra las panorámicas. Al este los Pirineos con sus altas cotas nevadas en invierno y primavera. 30T  x=613505  y=4723704

Contemplando los Pirineos desde la Peña de Unzué


No es de extrañar que esta cumbre fuera en tiempos una notable fortaleza. El control visual es extraordinario, sobre todo del histórico camino de acceso del sur de Navarra hacia la Cuenca de Pamplona.
El descenso lo haremos por el mismo camino. Seguro que me bajando hacia el pueblo giraremos la cabeza para ver al gigante rocoso. Quizás nos está mirando. Quizás la Peña salió de las entrañas de la tierra para convivir con los humanos y quedar su estampa fijada en el recuerdo de muchos de ellos

Km. 3,500.-Una vez en Unzué podemos acabar la ruta dando un paseo por el pueblo y acercádonos de nuevo a la iglesia. En este enlace tienes otra ruta que nos lleva desde Unzué a otros montes cercanos:  Ermita de San Bernabé y Peña del Abrigo


.julioasuncion@hotmail.com