.
.

CAMINO CANÓNIGO NAVARRO

Ir a mapa de rutas

Don Javier Navarro en el Camino de los Canónigos

Mapa Camino Canónigo Navarro
 


Ver CAMINO CANÓNIGO NAVARRO en un mapa más grande


Tipo de ruta: circular.
Distancia: 4,8 kilómetros.
Desnivel máximo: 75 m.
Desnivel acumulado: 75 m.

Esta agradable caminata toma su nombre del canónigo de la Real Colegiata de Roncesvalles D. Javier Navarro. Conocedor como nadie de la naturaleza que rodea el histórico lugar, donde reside desde hace más de 40 años, me comentó que había marcado un nuevo sendero que creaba junto a un tramo del Camino de Santiago y otro del Camino de los Canónigos, un bello paseo de paisajes y árboles singulares que sin duda hará las delicias del caminante. Afición que le viene de lejos. Javier Navarro fue el primero, allá por los años 70, que marcó la señalización del Camino de Santiago en su tramo entre San Juan de Pie de Puerto y Santo Domingo de la Calzada para que no se perdieran los peregrinos. Desde el Alto de Erro hasta Estella lo hizo en compañía de Andrés Muñoz, otro de los pioneros de la señalización del Camino y que fue el fundador de la Asociación de Amigos del Camino de Navarra.
Una soleada mañana de diciembre quedamos para recorrer los casi cinco kilómetros de distancia para descubrir joyas naturales escondidas para muchos de los miles de visitantes y peregrinos que visitan la Colegiata.
Los senderos y campos que vamos a recorrer no son solo espejo de la belleza de la naturaleza. Están impregnados de leyenda, de Historia, de personajes míticos que derramaron su sangre y dejaron su vida entre estos montes. Algunos nombres dados a los árboles o fuentes que vamos a ver en la caminata nos llevaran a recordar la Batalla de Roncesvalles, que llevó el nombre de esta localidad a ser cantado en todas las cortes europeas durante toda la Edad Media.

(Km. 0,00) Empezamos la caminata junto a la pequeña iglesia de Santiago y el Silo de Carlomagno. Salimos de Roncesvalles por la carretera en dirección a Burguete.
 
  Iglesia de Santiago y Silo de Carlomagno

A los pocos metros de dejar atrás las últimas casas, a la derecha de la carretera vemos la senda por la que va el Camino de Santiago. Junto a su inicio un panel informativo del recorrido de la etapa del camino que lleva de Roncesvalles a Zubiri. Comenzamos a caminar por el Camino de Santiago.
(Km. 0,320) Poco más adelante, a nuestra izquierda, al otro lado de la carretera, vemos la cruz de los peregrinos. Junto a ella han pasado millones de peregrinos a lo largo de los siglos. Alguno de ellos ilustres, como sacerdote boloñes Domenico Laffi, que viajo en peregrinación en el siglo XVII y que en sus memorias narra como desde la cruz echó una última mirada al silo de Carlomagno y abandonó Roncesvalles derramando lágrimas de emoción al dejar atrás esta histórica población, mientras exclamaba "Dios sabe si veremos otra vez este lugar".  La cruz de los peregrinos también fue objeto de inspiración de Gustavo Adolfo Becquer, que descansó a sus pies admirando el paisaje que le rodeaba al tiempo que filosofaba sobre la vida.

cruz de los peregrinos

(Km. 0,460) Más adelante llama la atención un enorme haya que crece en raro equilibrio sobre la tapia de piedra que limita el camino. Sus raíces se aferran a las piedras que forman el muro aguantando las toneladas de peso del árbol. Con un perímetro de 3,30 metros fue bautizada por D. Javier como el haya Roldán, en recuerdo del guerrero francés, el principal entre los pares de Francia, que fue muerto en estos lares en la legendaria Batalla de Roncesvalles, que enfrentó a Carlomagno con los vascones. A pocos metros de este haya hay otra de menor porte que también crece sobre la tapia, el haya de Oliveros, el inseparable compañero de batalla de Roldán, que también pereció aquí en aquel lejano verano de 778.
 
  Hayas de Roldán y Oliveros Don Javier y el Haya de Roldán

(Km. 0,580) Unos metros más adelante, a la izquierda vemos una pista que cruza el camino de Santiago y que cruza la carretera. Cruzamos la carretera. A la derecha, justo donde se juntan la carretera nacional y la que lleva a la finca de experimentación agraria, sale un camino poco marcado que se interna en el bosque y marcado con una señal de pintura. Por aquí seguimos.
Sólo 30 metros más adelante a la derecha, llama la atención un enorme haya que a tres metros de altura se abre en dos gruesos brazos que se alzan hacia el techo del bosque. Tiene 4,35 metros de perímetro. Bautizada como el haya del arzobispo Turpín, recuerda al prelado de fuerte carácter que no dudó en empuñar las armas en la batalla de Roncesvalles junto a Roldán y al resto de los pares de Francia.
 
Haya de Turpin 1   Haya de Turpin 2

El camino transcurre por un hayedo con otros grandes ejemplares.
(Km. 1,150) Llegamos a una bifurcación. Hay que seguir a la izquierda. Don Javier me comenta que ya ha visto varias veces ciervos en esta zona. Así que ya sabe el caminante, silencio y suerte para verlos.

(Km. 1,400) En invierno, cuando las hojas de los árboles cercanos no la ocultan, veremos a una veintena de metros a la derecha del camino, un haya que se alza al cielo superando a los árboles cercanos. Es una gran columna viva que es probablemente el árbol más alto del municipio de Roncesvalles.


Haya Alta

(Km. 1,520) Poco más adelante el camino gira a la derecha y se dirige a la carretera, que cruzamos. Nos internamos en el bosque siguiendo las señales naranjas con las que Don Javier marcó el camino. Atravesamos entre el abetal. Hemos cambiado totalmente de paisaje. Del hayedo de la primera parte del recorrido, pasamos a caminar entre los oscuros abetos. Del bosque caducifolio al bosque de hoja perenne. Haya y abeto, los dos árboles que dan más carácter a los bosques de Navarra junto con el roble.


Abetal

(Km. 1,860) Siguiendo las marcas salimos del bosque a una zona desbrozada por donde pasa el tendido eléctrico. Cruzamos al otro lado y volvemos a conectar con el Camino de Santiago. A la izquierda iríamos a Burguete. A la derecha volvemos al punto de origen, Roncesvalles.
Aquí merece la pena hacer un pequeño desvío. En vez de volver directamente a Roncesvalles, vamos a acercarnos a la Cruz de Roldán que se encuentra a solo 150 metros en dirección a Burguete.

(Km. 2,210) El camino hacia la cruz discurre por un bosque de alerces, la única conífera que pierde su hoja en invierno. También son abundantes los acebos en esta zona. La cruz fue puesta en 2006 en recuerdo de la original que fue destruida por los revolucionarios franceses en 1794. Pero aquí también fue donde franceses, ante la antigua cruz, se arrodillaron con devoción. Eran las tropas que en el siglo XIV venían a participar en la guerras dinásticas que enfrentaron a Pedro el Cruel y Enrique de Trastamara y que estaban dirigidas por el caballero francés Bertrand du Guesclin, conocido como el Águila de Bretaña. De él es la conocida frase “ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor”. Du Guesclin colaboró de forma destacada en la consecución del trono de Castilla para Enrique, luego Enrique II.

Cruz de Roldán

Volvemos a internarnos en el bosque siguiendo el Camino de Santiago en dirección a Roncesvalles. Este bosque de alerces hace siglos era el antiguo robledal de sorginaritzaga (robledal de las brujas). Aquí se celebraron aquelarres en el siglo XVI. La represión y persecución de estas prácticas llevaron a la hoguera a nueve personas de estos valles.

(Km. 3,270) Recorremos el Camino de Santiago durante un kilómetro atravesando este bello y misterioso bosque hasta que a la izquierda sale el Camino de los Canónigos, indicado con señal de madera. Seguimos por aquí para acercarnos a la fuente de Roldán. Que mejor manera que seguir la ruta por el Camino de los Canónigos que acompañado del canónigo más antiguo y subprior de la Colegiata de Roncesvalles, Don Javier Navarro.

(Km. 3,400) Enseguida llegamos a la fuente de Roldán. Se encuentra nada más pasar un pequeño puente que salva el arroyo que trae aguas de la Fuente de la Virgen. Dice la leyenda que con estas aguas el arzobispo Turpín alivió al caballero franco cuando agonizaba debido a las heridas sufridas en la Batalla de Roncesvalles.

Bebiendo en la fuente de Roldán

Continuamos el camino y sólo sesenta metros más adelante salimos del bosque y se abre una excelente panorámica de Roncesvalles. Sus históricos edificios se levantan entre los prados cercanos y los montes que cierran el horizonte (Astobizkar, Ortzanzurieta, Don Simón, Girizu). Don Javier me recuerda un dicho antiguo: “Todo lo que ven tus ojos es de los canónigos, menos el cielo…”


Panorámica de Roncesvalles

(Km. 3,770) Más adelante, entre los fresnos que flanquean el Camino de los Canónigos, a la izquierda llama la atención el Haya de la madriguera. Toma su nombre de la madriguera que hay abierta entre sus raíces. Con sus cinco metros de perímetro destaca como la reina entre los árboles del Camino de los Canónigos.
 

Haya de la madriguera Haya de la madriguera (2)

Queda poco para llegar a la Colegiata, pero todavía no han acabado las sorpresas. A la izquierda vemos la histórica Borda de Berroa (Berroko Borda en euskera), que aparece mencionada en muchos documentos antiguos conservados hoy en el archivo de Roncesvalles. Hoy es una quesería que ofrece quesos fabricados con la leche de las ovejas que vemos por estos prados.

Borda de Berroa

(Km. 3,960) Cuando el camino da un giro a la derecha para dirigirse a la Real Colegiata, llegamos a una bifurcación donde crece otra bonita haya con más de cuatro metros de perímetro. A la izquierda bajamos hacia la borda atravesando un portillo que volvemos a dejar cerrado.

(Km. 4,200) Cruzamos un riachuelo y ya llegamos a la borda. En la quesería además de poder adquirir sus productos podemos ver el proceso de producción de los quesos de Roncesvalles.

(Km. 4,500) Cogemos ahora la pista asfaltada hacia la derecha. A sólo 300 metros, a una decena de metros a la izquierda de la pista, todavía nos queda visitar uno de los principales atractivos de la ruta. A lo largo de la caminata hemos visto árboles impresionantes, pero entre todos ellos destaca La Abuela o la Decana que por ambos nombres es conocida. La enorme haya de seis metros de perímetro aguanta estoica el paso del tiempo y el peso de las nieves. Seguramente es el árbol más viejo de Roncesvalles y el preferido con el canónigo Navarro. Este haya apareció incluso en el programa “Mi vista favorita” protagonizado por Serafín Zubiri. Es una pena que la mayoría de los visitantes de Roncesvalles y los miles de peregrinos que pasan cada año por la monumental Colegiata, no se acerquen a ver este monumento de la naturaleza que se encuentra a tan solo 300 metros del caserío.

La Abuela
Don Javier y Julio a los pies de La Abuela

(Km. 4,800) Tras disfrutar de La Abuela, seguimos por la pista asfaltada hasta la Real Colegiata. Real pues es de las pocas fundadas por un monarca. En el siglo XII Alfonso el Batallador, adalid de la Reconquista, junto con el obispo de Pamplona Sancho de la Rosa levantaron aquí un lugar de oración y acogida al peregrino, función necesaria en sitio de "ventiscas de nieve y ataque de lobos y osos". Allí espera la Reina del Pirineo, como es llamada la Virgen de Roncesvalles, y el Rey Sancho el Fuerte, el héroe de Las Navas de Tolosa…

Track y waypoints de la ruta.

Si te a gustado esta página, prueba a visitar mis blogs de rutas arqueológicas por Navarra y Alicante:
http://arqueologianavarra.blogspot.com
http://arqueologiaalicante.blogspot.com

También puedes visitar mi blog de rutas y senderos desde Roncesvalles:
http://senderosderoncesvalles.blogspot.com

IR A MAPA DE RUTAS

EZKABA TXIKI - ROBLEDAL MILENARIO

Ir a mapa de rutas





Ver RUTA EZKABA TXIKI ROBLEDAL MILENARIO en un mapa más grande


Tipo de ruta: Ida y vuelta.
Distancia: 3,900 Km.
Desnivel máximo: 121 metros.
Ascensión acumulada: 121 metros.

Corto paseo que corona la cima de Ezkaba Txiki, mucho menos visitada que Ezkaba (San Cristóbal). Disfrutaremos de buenas vistas de la cuenca de Pamplona, pero lo más importante de este recorrido, y desconocido por muchos de los que ya han visitado este monte, es que en su ladera sur se conserva el bosque originario más auténtico del municipio de Pamplona, que ha escapado de la acción civilizadora del hombre. No vamos a encontrar árboles centenarios en este bosque, su naturaleza singular radica en ser el último reducto del gran robledal que hace dos mil años cubría la cuenca de Pamplona.

La ruta comienza en Villaba, junto a la gasolinera, a la salida de la localidad en dirección a Roncesvalles.

(Km. 0,00) Empezamos la caminata enfrente de la entrada a la cafetería restaurante del Hotel Villaba, que está muy cerca de la gasolinera. A pocos metros encontramos un panel indicativo con información sobre la fauna y la geología del monte, donde no informamos que se formó hace 40 millones de años en una zona que estaba cubierta por el mar, por lo que no es raro encontrar fósiles en sus rocas.

(Km. 0,190) En vez de seguir el paseo cementado que arranca desde el panel, tenemos que seguir los postes amarillos de Gas Natural que suben directamente hacia la sierra. Llegamos enseguida a un camino más ancho y marcado que cruza el sentido que llevamos. Hay que seguirlo unos metros a la derecha.

(Km. 0,260) Sólo 70 metros más adelante hay que estar atento para no pasarnos el sendero estrecho que sale del camino por la izquierda. Es el que hay que tomar y que nos va a llevar sin pérdida hasta la cima de Ezkaba Txiki.

Empezamos a ganar suavemente altura. Atravesamos primero un bosque de pinos y cipreses de repoblación, pero poco a poco van apareciendo los robles que forman esta pequeña mancha arbórea que es el bosque originario más antiguo que se conserva en el municipio de Pamplona.

(Km. 1,300) Siguiendo el cordal llegamos al buzón que marca la cima de Ezkaba Txiki.

Lo mejor son las vistas que desde aquí se disfrutan de Pamplona y su cuenca, con la Higa de Monreal y el Alto del Perdón cerrándola por el sur y el cabezón de Etxauri más hacia el oeste.

Desde aquí podemos volver, pero vamos a ampliar un poco la ruta para acercarnos a un roble calificado como uno de los árboles singulares de Pamplona.

(Km. 1,800) Continuamos el camino que recorre el cordal hasta un lugar donde se abre en pequeño claro el camino y confluyen varios senderos. Es una zona con grandes rocas que parecen los colmillos de este monte.

Desde aquí también se tiene buena vista hacia el norte. Entre los caminos hay que elegir seguir el más ancho, una pista poco utilizada que va en descenso.

(Km. 1,980) A menos de 200 metros, a la izquierda vemos un roble un poco más grande que los que hay a su alrededor. Está declarado árbol singular no por su valor como ejemplar, sino como representante de este robledal apenas tocado por la mano del hombre que ha sobrevivido en las laderas de Ezkaba.

(Km. 3,960) Sólo queda volver por el mismo camino, disfrutando de nuevo las vistas sobre Pamplona que ofrece el balcón de Ezkaba Txiki. Parece mentira que a lo largo del tiempo haya podido permanecer este reducto forestal tan cerca de la civilización, cuyo sonido llega amortiguado hasta aquí desde la circunvalación de Pamplona.

Track y waypoints de la ruta en este link.



Si te gusta la arqueología, prueba a visitar mi blog de rutas arqueológicas por Navarra:
http://arqueologianavarra.blogspot.com

MESA DE LOS TRES REYES DESDE BELAGUA

Ir a MAPA DE RUTAS






Ver RUTA MESA DE LOS TRES REYES DESDE BELAGUA en un mapa más grande

Tipo de ruta: Ida y vuelta.
Distancia: 22,000 Km.
Desnivel máximo: 1.371 metros.
Ascensión acumulada: 1.577 metros.

La Mesa de los Tres Reyes es el punto más alto de Navarra. Desde sus 2.448 metros de altura domina panorámicas impresionantes no sólo del Pirineo Navarro sino de buena parte del de Huesca. Sin duda una de las montañas que debe subir cualquier navarro o montañero que pase por estas tierras.
Esta ruta llega a este gigante por una ruta poco habitual. La ruta normal a la Mesa asciende desde el refugio de Linza situado a 1.400 metros de altura ya en tierras aragonesas. En esta ruta tomo la opción de una subida más larga y dura, que parte de 1.000 metros de altura y que sale desde el rincón de Belagua. Hay que estar en buena forma para afrontarla, ya que es todo un día de caminata y más de 1.500 metros de desnivel. A favor de esta alternativa, la satisfacción de tomar la opción dura, una especie de homenaje a la montaña, renunciando a cualquier facilidad, para conquistar un pico emblemático. A esto se añade atravesar la reserva natural de Larra, uno de los paisajes kársticos más importantes de Europa.

Es una ruta difícil, a lo que se añade la necesidad de ir bien provisto de agua, ya que la lluvia caída sobre este atormentado paisaje es absorbida por las simas, dolinas y grietas kársticas. Es preferible realizarla en verano, para evitar la nieve, que haría esta larga caminata excesivamente dura. Nos vemos ante una jornada inolvidable, que dejará nuestras piernas bastante trabajadas y quizás doloridas por un par de días, pero que permanecerá en nuestro recuerdo de manera indeleble. Quizás cuando otros compañeros montañeros nos comenten que han subido a la Mesa, caeremos en la tentación de preguntar con cierto orgullo: ¿Desde Linza?, yo lo hice desde Belagua.

(Km. 0,00) Comenzamos la ascensión dejando el coche en el aparcamiento que se encuentra a la derecha de la carretera que une Belagua con Francia, justo antes de comenzar la subida al puerto. Desde aquí comenzamos a andar en dirección sureste.


(Km. 1,350) Salimos de la primera zona boscosa, que empieza junto al aparcamiento, a un cauce pedregoso. Seguimos por la pista siguiendo el valle.

(Km. 2,450) Un kilómetro más adelante la pista llega a un cauce, justo entre dos pistas. Tenemos que entrar en este cauce pedregoso y remontarlo 200 metros hasta dar con…

(Km. 2,660) … una senda que sale a la izquierda, marcada con un hito de piedras. Hasta ahora hemos ido llaneando. Comenzaremos ahora la verdadera ascensión. Ganamos altura internándonos en el bosque.

(Km. 3,650) A la derecha vemos una cueva, la Cueva del Rey o de Antxomarro. El porqué del nombre lo desconozco. La cueva, abierta en un paredón rocoso merece un vistazo. Aquí comienza un amplio pasillo rocoso que tenemos que seguir, siempre en ascenso para salir del bosque al collado de Larrería.


(Km. 7,00) Una vez en el collado, empezamos a ver las marcas rojas y blancas del GR-12. Hay que seguir hacia el este entre el karts. El paisaje a cambiado, el bosque ahora se abre y pasamos al dominio de la roca y de los supervivientes que son los pinos negros, que aguantan estoicos las inclemencias de estas alturas (ya hemos superado los 1.600 metros de altura).


(Km. 8,00) Por fin, a nuestros pies, y hacia el sur, se abre la Hoya de la Solana. Hay que bajar a la hoya, (en verano es bastante habitual ver tiendas de otros montañeros). Los mismos 150 metros de descenso hasta el fondo, los hemos de superar seguidamente, tras atravesar los prados de la hoya, por el corredor que se abre hacia el este.


(Km. 9,00) Tras un kilómetro de dura subida, enlazamos con el sendero que viene desde el refugio de Linza. Sólo queda continuarlo. El camino sigue por la ladera sur del Budogia. Ya vemos la pirámide rocosa de la Mesa.


(Km. 10,850) Tras superar el corto y zigzagueante sendero al sur de la pirámide, llegamos a la cima de la Mesa de los Tres Reyes. Aquí se unen Navarra y Francia. El tercer rey debemos pensar que es el de Aragón, omnipresente en los grandes picos aragoneses que ofrece la gran panorámica que se divisa desde aquí: todo el Pirineo Navarro y todo el Pirineo occidental, coronado con el Collarada y el Midi d´Ossau. Se dice que los tres reyes se reunían aquí para tratar sus asuntos. Muy alto me parecen estas reuniones en “la cumbre”. Parece que esta leyenda viene de la traslación de un hecho histórico verídico que era la reunión de los reyes de Navarra, Aragón y Castilla, cada uno sentado en su territorio, en un lugar hoy no señalado y poco visitado de la Ribera de Navarra, al sur de la Comunidad Foral.
Son historias medievales, como el castillo de Javier de metal que corona la cima. Bien elegido para adornar esta altura tan emblemática para Navarra. Próximamente (seguramente cuando hagáis la ruta ya esté cuidando de la integridad de los montañeros desde la cima) se va a volver a poner una imagen de San Francisco Javier, patrón de la Comunidad Foral.
Desde la cima destaca el cercano Anie, unos kilómetros hacia el norte, ya en terreno francés, que es el pico más cercano que supera los 2.500 metros. Cuando estuve flotaba sobre las nubes que acariciaban sus laderas.


(Km. 22,00) Hay que descansar un buen rato disfrutando de las inmensas panorámicas pirenaicas y tomar resuello para la vuelta. Si hay suerte, al atardecer, encontremos sarrios, especie de cabra montesa que habita estas inhóspitas y bellas tierras de piedra de Larra. Con mirada curiosa, desde las peñas, volverán su cornuda cabeza para observar a esos seres raros que, mochila a la espalda, no se sabe porqué, están enamorados de las alturas.

Texto y fotos: Julio Asunción.

Track y waypoints de la ruta en este link.



Si te atrae la arqueología prueba a visitar mi blog de rutas arqueológicas por Navarra:
http://arqueologianavarra.blogspot.com


.

RONCESVALLES - HAYA DE NAVALA

Ir a MAPA DE RUTAS





Ver RUTA RONCESVALLES - HAYA DE NAVALA en un mapa más grande

Tipo de ruta: Circular.
Distancia: 13,150 Km.
Desnivel máximo: 143 metros.
Ascensión acumulada: 345 metros.



En Navarra encontramos los bosques de hayas más importantes de Europa. El haya, árbol amante de nieblas, brumas y lluvias encuentra en las montañas navarras su hábitat ideal. Entre estos miles y miles de hayas hay algunas que destacan por su antigüedad y porte. Esta ruta lleva desde Roncesvalles al Haya de Nabala, ejemplar excepcional declarado monumento natural, el mayor galardón de protección que pueda tener un árbol. En el camino en su búsqueda encontraremos otros árboles que también nos llamaran la atención (“el roble partido”, “el barrigón”, “el lancero” etc.)

(Km. 0,00) La caminata empieza en Roncesvalles, lugar de rica Historia y bellas leyendas al pie del Pirineo. Dejamos el vehículo en el aparcamiento que hay detrás de la pequeña iglesia de Santiago.


Cruzamos el arroyo que limita por el Este el parking por un pequeño puente de cemento. A la derecha un indicador señala “camino de Zaldua” y la campa donde están los barracones de los peregrinos. Desechamos esta opción y nos internamos en el bosque por la pista que está cortada al paso de vehículos con una valla verde.

(Km. 0,330) Una primera bifurcación. Hay que seguir por la pista principal, de frente y a la derecha.

(Km. 0,434) A la derecha un pequeño cartel indica de nuevo el “camino de Zaldua”. Nos podemos desviar aquí una veintena de metros para ver “El Lancero”, un enorme roble con 5,75 metros de circunferencia. En un pequeño claro rodeado de hayas parece un guerrero cornudo infernal que porta una enorme lanza que se alza hacia el cielo.


De vuelta al cruce seguimos recto. Unos metros más adelante vemos un gran roble partido por un rayo.


(Km. 0,525) Nueva bifurcación. No abandonamos la pista principal. Seguimos recto.

(Km. 0,740) Poco más adelante el bosque nos depara otra sorpresa. A la izquierda del camino aparece “El Barrigón”, un gran roble con una extraña protuberancia en su tronco que es la que le da nombre.


(Km. 1,230) Nuevo cruce con tres alternativas. Seguimos de frente siguiendo la señalización de marcas rojas y blancas.

(Km. 1,390) Un poco más delante de este cruce el camino que traemos desemboca en otra pista. Aquí hay que seguir por la izquierda.

(Km. 2,450) Llegamos a otro vallado con un poste indicativo. Aquí enlazamos con el GR 11. Hay que tirar hacia la izquierda, en dirección a Hiriberri. El bosque se abre a partir de aquí y el camino ofrece buenas vistas hacia el sur cerrando el horizonte los montes que limitan el valle de Aezkoa: Corona y Baigura.


(Km. 2,900) Bifurcación. Seguimos por la pista principal que sigue a la izquierda en ascenso.
A partir de aquí es habitual encontrar en otoño zarzas a los lados del camino con dulcísimas moras. Si hace buen tiempo en este tramo podemos tener, hacia el este, vistas del Ori y del alto Pirineo Navarro.

(Km. 4,900) Sin pérdida la pista nos lleva al collado de Navala. Es un cruce de caminos. El poste indicativo indica a la izquierda hacia la fábrica de armas de orbaitzeta, a la derecha indica la dirección hacia el pueblo de Aria, a 10 kilómetros. De frente, subiendo, continúa el GR 11, internándose en el bosque. Para acercarnos al haya hay que tomar dirección a Aria a la derecha. En el collado es habitual ver pilas de troncos de las sacas de leña del bosque.


(Km. 5,600) 700 metros más adelante hay que tener cuidado. Aunque siguiendo la pista también daríamos con el Haya de Navala, vamos a hacer un pequeño desvío para ver un par de arces de gran envergadura. Cuando la pista da un amplio giro hacia la izquierda hay que salirse de la misma a la derecha por una loma herbosa.
A la derecha tenemos unas buenas vistas del Girizu coronado por una antena repetidora. Un poco a la izquierda del Girizu vemos el picacho rocoso del Mendixuri, y justo detrás está el pico Adi, de más de 1.400 metros de altura.

(Km. 5,790) Vemos a la izquierda y un poco más abajo una borda. Hay que bajar hacia ella.

(Km. 6,090) Dejamos la borda grande a la derecha y pasamos junto a dos casetas que están junto a los dos grandes arces. Destaca el porte de estos árboles hermanos. Una de las casetas puede ser usada como refugio. Aquí sigue un sendero hacia la izquierda que deja a la derecha un pequeño corral.


(Km. 6,270) Continuamos por esta pista. Atravesamos un prado y enlazamos con otra pista que hay que seguir a la izquierda.

(Km. 6,480) A sólo 200 metros esta el Haya de Navala. Se encuentra a la izquierda de la pista, en un prado y a unos 10 metros del camino. Castigada por los rayos, su gran tronco ha aguantado el castigo durante cientos de años. Con sus 5,35 metros de perímetro reina en este lugar apartado.
Tiene un gran tronco que se divide en la parte alta en tres grandes ramas. Un poco más abajo otra rama y al otro lado la cicatriz de otra gran rama desgajada.


Si queremos llegar directamente al haya desde el collado de Navala sin pasar por la borda y los arces, sólo hay que seguir la pista y, tras una bajada entre un bosque de pino silvestre y unas curvas llegamos al prado con unos abrevaderos a la izquierda. Unos metros más adelante está el Gran Haya.

(Km. 13,00) Para regresar a Roncesvalles desde el Haya de Navala sólo hay que continuar la pista hasta el collado de Navala y desde allí a Roncesvalles. Si no conocéis Roncesvalles no os perdáis la Colegiata, con el Rey Sancho el Fuerte y la Virgen de Roncesvalles y toda la Historia que soportan sus piedras.


Track y waypoints de la ruta en este link.



Si te atrae la arqueología, prueba a visitar mi blog de rutas arqueológicas por Navarra:

http://arqueologianavarra.blogspot.com


.

PEÑAS DE UROA DESDE NAGORE IGLESA ROMÁNICA DE SANTA MARIA DE ARCE

Ir a MAPA DE RUTAS




Ver RUTA NAGORE PEÑAS DE UROA en un mapa más grande

Tipo de ruta: Circular.
Distancia: 14,700 Km.
Desnivel máximo: 450 metros.
Ascensión acumulada: 595 metros.

Las peñas de Uroa o de Ukua, como también se llaman son uno de los parajes mas interesantes de la sierra de Labia. Estos montes, son dominio del boj y del pinar. Tanto es así que el acceso a la cumbre es difícil por la cantidad de bojes que dificultan sobremanera la progresión. Por eso he calificado esta ruta como difícil.
La ruta se completa con la visita a la iglesia de Santa María, uno de los mejores ejemplos de románico rural de Navarra.

0,00 Km: Salimos de Nagore por un camino que cercano a la iglesia cruza la carretera por un puente elevado y pasa junto al depósito de agua.

2.3 Km: Según ganamos altura las vistas sobre el embalse de Itoiz, junto al pueblo, son mas amplias y bellas. Dejamos atrás un repetidor y a los 35 minutos de haber salido del pueblo llegamos a un cruce con otra pista. Seguimos a la derecha.


2,750 Km: Cinco minutos mas adelante, cuando la pista da un giro a la izquierda, hay que salirse de la misma y seguir en dirección norte, por un sendero poco marcado.

3,600 Km: El sendero lleva al collado entre las Peñas de Uroa y el Arbasamendi.

5,300 Km: La subida a las Peñas de Uroa comienza empinada pero fácil. Pronto se convierte en una verdadera prueba por las barreras de bojes y la falta de camino para llegar a la cima. Una vez arriba se divisa toda la sierra de Labia y la de Larrogain, Jaun done Jakue, Elke, etc. Un buzón marca esta cima de primera. Bajo el caminante, se extiende una gran alfombra de pinares. Desde aquí se ve la pista forestal que habrá que alcanzar para bajar a Zandueta.


6,700 Km: De vuelta al collado tras pasar otro calvario de bojes en la bajada.

7,200 Km: Antes de bajar al valle queda coronar el pico de tercera Arbasamendi. Curiosamente, el acceso es mucho mas sencillo con un pequeño sendero que en un cuarto de hora nos pone en la cima. Es conveniente seguir hacia el este unos cientos de metros mas siguiendo el roquedal para disfrutar aun mas de las vistas sobre el valle.


9,00 Km: De vuelta al collado empezamos el descenso cogiendo en dirección norte la pista que en menos de un cuarto de hora enlaza con otra pista mucho mas rodada que hay que seguir a la derecha.

11,350 Km: Mientras bajamos dejamos atrás las Peñas de Uroa y Arbasamendi, puntales rocosos que emergen orgullosas de entre las masas de pinos. En un cómodo descenso llegamos a la carretera, en un punto entre Zandueta y Nagore. Hay que cruzarla y solo 150 metros mas adelante llegamos al río y a una poza formada por una pequeña presa. En meses de calor se puede aprovechar para darse un chapuzón.


12,3 Km: Desde aquí se puede seguir la carretera en dirección a Nagore o bien ir hacia el sur siguiendo el río hasta llegar a un puente que lo cruza. Es muy recomendable hacer un desvío a...

12,7 Km: ...la iglesia de Santa María de Arce. A cuatrocientos metros del puente, hacia el este, se encuentra esta auténtica joya escondida del románico navarro. Hay que tomarse su tiempo para recrearse con los rústicos capiteles de puro sabor medieval.


14,7 Km: Queda solo retornar al bonito pueblo de Nagore. Podemos seguir la antigua carretera, hoy abandonada, que va paralela a la nueva. A veces está cubierta por el embalse y hay que desviarse a la carretera actual. En la localidad podemos descansar de la caminata en el moderno paseo levantado junto a la lámina de agua del embalse.

Track y waypoints de la ruta AQUÍ.



Si te ha gustado, o no, la ruta te agradecería que la comentaras. Ya sabes, todo sea por mejorar.

Si te atrae la arqueología, prueba a visitar mi blog de rutas arqueológicas por Navarra:

http://arqueologianavarra.blogspot.com



.

Datos personales

Mi foto
Historiador y guía turístico. Autor de "Guía arqueológica de Navarra", "8 planes originales para conocer Navarra" y coautor de "Cuando las cosas hablan". Colaborador de las revistas "Conocer Navarra" y "Pyrenaica". Youtuber con más de 1.000 vídeos de contenido cultural. He publicado más de 300 rutas senderistas en la red con más de 2.700 kilómetros de recorridos.